IV Copa Mundial de Fútbol: Brasil 1950

Por Roddy Romo Seguí

logo50El primero de septiembre de 1939 el Tercer Reich invadió Polonia. Cuarenta y ocho horas más tarde, Francia y el Reino Unido le declaraban la guerra, iniciando así la terrible segunda conflagración mundial que durante más de un lustro teñiría de sangre los mares y tierras de Europa, Asia y África.

La atracción más grande del universo deportivo debió esperar 12 largos años para volver a vivir su gran cita. Fue Brasil la sede elegida para albergar la IV Copa del Mundo. La construcción de un estadio capaz de alojar 200 000 personas convenció totalmente a todos.

El 24 de junio de 1950 la selección canarinha enfrentó a México en el partido inaugural, venciéndolos por (4-0), con dos goles de Ademir, y uno de Jair y Baltazar, comenzando así la gran ilusión auriverde de hacerse con el título. 

Era Yugoslavia quien, tras derrotar a suizos y mexicanos durante sus dos primeros compromisos, se convertiría en el mayor obstáculo de Brasil en la lucha por entrar en la liguilla final. Obligados a vencer a los yugoslavos para obtener su pase, la “Seleçao” enfrentó el partido de forma positiva y en un Maracaná  abarrotado consiguieron el importante triunfo gracias a los goles de Ademir y Zizinho.

Por su parte, España se clasificó fácil a la disputa del cetro, luego de dominar un grupo 2 en que Inglaterra quedó totalmente humillada al caer en su segundo encuentro frente a Estados Unidos, quienes presentaban un equipo “amateur” de jugadores desconocidos y de los más diversos orígenes.

En la zona 3, Suecia dio la sorpresa al clasificarse por delante de Italia, vigente campeona, pero que había perdido trágicamente a sus mejores hombres en el accidente aéreo de Superga, el 4 de mayo de 1949. Por su parte, Uruguay tan sólo disputó un partido en su grupo y avanzó con un contundente (8-0) sobre Bolivia.

La ronda final inició con los cuatro clasificados. Brasil, que tenía asignada como sede para sus partidos el espléndido Maracaná, continuaba soñando luego de sus goleadas ante Suecia y España. Los uruguayos, quienes habían igualado a dos ante los españoles y vencido posteriormente a los suecos, se erguían como el único equipo capaz de arrebatar el título a los locales.

El 16 de julio, en un Maracaná  que vestía sus mejores galas, Brasil y Uruguay disputaron la ansiada Copa. Los auriverdes, que sólo necesitaban un empate para ser campeones del Mundo, abrieron el marcador iniciando la segunda mitad por intermedio de Friaça, quien dentro del  área lanzó un potente disparo que enloqueció las tribunas del gigantesco estadio. 

En la nación amazónica nadie pensaba que pudiera escapárseles el título de las manos a los hombres de Flavio Costa, mucho menos con el resultado que subía al marcador.  Sin embargo, Schiaffino en el 67 y Ghiggia al 79 dieron el cambio al partido.  

Dolor, tristeza y amargura afloraron en todos los corazones heridos de los brasileños.  Hubo que cancelar los carnavales previstos y cambiar los titulares de muchos  periódicos.  Al contrario, en Uruguay los festejos iban a prolongarse durante una semana.

POSICIÓN DE LOS CUATRO FINALISTAS

Uruguay (Campeón), Brasil (Segundo), Suecia (Tercero), España (Cuarto).           

Líder goleador: Ademir Marques (Brasil, 9).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: