Hasta el último aliento

Por Roddy Romo Seguí

Otra vez Ciego de Ávila ha sido desterrado del camino en su sueño de disputar el título más preciado del béisbol cubano, y, como en otras ocasiones, resultó Villa Clara la bestia negra que le hizo despertar, tras definir la semifinal oriental de la XLIX Serie Nacional en cinco compromisos.

Varios factores influyeron en la despedida de los Tigres. Decisiones técnicas como la de mantener en la alineación a hombres que no habían rendido, el poco balance del bateo preciso, y algunas jugadas malogradas tácticamente, dieron al traste con cualquier posibilidad de levantar la corona de la Liga del Este.

Sin embargo, más allá del fracaso, los avileños mostraron una combatividad inexistente en campañas precedentes, donde la llegada de los play off parecía causar efectos destructivos, en una escuadra llamada desde hace muchos años a empeños mayores y que volvió a quedar varado nuevamente ante las puertas de la historia.

Con la serie a punto de mate, los piñeros no perdieron la esperanza y dieron pelea para agenciarse el cuarto partido, de la mano del derecho Yánder Guevara; al tiempo que en el último choque continuaron la batalla a pesar de estar abajo por cuatro anotaciones en el sexto episodio.

Lamentablemente, el ataque oportuno dejó – como en años anteriores – mucho que desear. No obstante, la diferencia no radicó esencialmente en la eficacia ofensiva, sino en no saber explotar los errores del adversario, aspecto en el cual los naranjas son especialistas.

En la actual postemporada beisbolera, Ciego de Ávila mantuvo a 41 corredores en bases, cinco menos que las huestes de Eduardo Martín, mientras impulsaba el 18 por ciento de los corredores en posición anotadora, por un 24 de los campeones orientales.

El contraste de uno y otro conjunto estuvo en saber aprovechar las deficiencias de los pitchers oponentes (descontrol), los desaciertos en las acciones técnico-táctica (jugadores sorprendidos, no saber tocar la bola, etc…) y la agresividad en las almohadillas.

Un ejemplo de ello ha sido el porcentaje de embasado (OBP), donde los naranjas promediaron para 421 en 11 enfrentamientos, con 10 sacrificios de hits, tres de fly, 56 boletos y cinco dead ball; entre tanto, los de la Tierra de la Piña concluyeron con un 359 de OBP en nueve desafíos (dos sacrificios de toque, uno por elevado, 30 pasaportes y cinco pelotazos).

Además, el embate en el corrido de las bases fue un punto de inflexión para el éxito de los villaclareños en sus dos play off, al estafar 11 en 13 intentos, algo muy ajeno en los piñeros, quienes se vieron frustrados en las dos veces que trataron de robar.

Los lanzadores abridores lograron sacar un poco la cara de los Tigres, pero muchas veces el agotamiento (producto a ser exprimidos por lo bateadores contrarios) y el defectuoso estado del pitcheo relevo dieron al traste con toda posibilidad de victoria.

Otro elemento que marcó directamente en los avileños trascendió en el factor psicológico, primero tras una polémica jugada en el juego inicial, donde en la siguiente entrada el derecho Freedy Asiel Álvarez sólo necesito de cuatro lanzamientos para colgar el cero, y en el último duelo, en el que el propio atleta – luego de tomar el mando Villa Clara – colgó escón de ponches con apenas nueve tiradas para el home play.

En líneas generales, lo negativo es observar a una generación de ilustres peloteros volver a tropezar en su intento de conseguir llevar a su pueblo el preciado pergamino del béisbol criollo, algo que han vivido en carne propia otros elencos de la llamada élite, como resultó el caso de Sancti Spíritus este año.

Por otro lado, lo positivo fue percibir la intensa lucha de los Tigres hasta los últimos instantes, a pesar de que sobre el campo se notara el desbalance de un equipo acostumbrado a los grandes momentos, y a otro al cual le restan senderos para soñar. Habrá que esperar un año más.

OBP (Porcentaje de Embasado):

Es la cuenta total de los hits, bases por bolas y golpeados por lanzamientos, dividos por un denominador que suma las veces al bate, pasaportes, pelotazos y elevados de sacrificio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: