El último adiós a un campeón

Por Roddy Romo Seguí

Los hombres excepcionales dejan al marcharse vacíos imposibles de llenar. Algo similar viven por estos días los Búfalos avileños y el baloncesto en Ciego de Ávila, tras el fallecimiento de Reinaldo Pausa Paz, en un accidente automovilístico durante la madrugada del pasado lunes, quien recién el tres de abril había cumplido 23 años de edad.

Aquellos que le conocían de cerca lo catalogaban como la mejor persona del mundo. Ser humano  sincero, comprensivo, con el que podías contar para cualquier problema, e, incluso, un ejemplo a seguir por muchos en tiempos donde la juventud suele tener sus “locuras”.

Pausa era un muchacho apreciado por todos en general. Entre los estudios y el baloncesto, dos de sus grandes amores, no perdía tiempo en aconsejar a los amigos e indicarles la manera de como comportarse, o decidir entre lo que estaba bien y mal.

No obstante, más allá de la seriedad, el espigado joven fue un personaje alegre. También le gustaba la música, bailar – llegó a crear un grupo de reguetón -, algo poco común en alguien que prefería el calor del hogar, aunque intercambiaba salidas esporádicas con las amistades.

En el deporte, pese a no ser un jugador extraclase, salía a darlo todo sobre el tabloncillo, intentó aprovechar las oportunidades, y, si no las tenía, resultaba común verle dando ánimo a quienes tomaban el protagonismo.

De cierta manera, Pausa estaba destinado a convertirse en uno de los principales baluartes del basket piñero, sobre todo en una etapa donde las figuras más importantes comienzan a mermar físicamente. Con el tiempo, a pesar de ser superado regularmente bajo las tablas, había madurado en la posición de pívot, gracias a su excelente dominio del esférico.

Al marcharse, se va el insuperable hijo, fraternal hermano, incondicional amigo y excelente deportista. Si existiesen canchas en el cielo, allí estará él, con el incasable número seis a su espalda, impregnado de afecto y alegría, junto al recuerdo de los seres queridos, sus amigos y la familia del baloncesto cubano.

Anuncios

2 comentarios

  1. Mi hermano podria decir muchas cosas de ti pero aun asi me faltarian palabras para expresarme. Solo te doy las gracias por haber estado conmigo estos 23 años, te has llevado un pedazo de mi corazon, no te digo hasta siempre, solo te digo adios, para poder soportar estos dias tengo que pensar que es un hasta pronto, nos veremos mi amor, te extrañamos. te quiero mucho, un beso de todos nosotros.

  2. dolorosa perdida para el deporte avileño!!! y para su familia , un muchacho ejemplar . estudiamos juntos y no me crei la noticia cuando me llego; mi pesame para su familia y compañeros de equipo…. en nombre de los entrenadores de hockey y en el mio propio desde canarias mi mas centido pesame.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: