Nueva Zelanda sorprende a Italia en Mundial 2010

Por Roddy Romo Seguí

El plantel de Nueva Zelanda sorprendió a Italia, actual monarca del orbe, tras igualar a un gol, en partido perteneciente al grupo eliminatorio F, dentro de la XIX Copa Mundial Sudáfrica 2010, disputado sobre el césped del Estadio Bombela, de Nelsprult.

Los neozelandeses lograron asombrar a los italianos a las primeras de cambio, cuando a los siete minutos Shane Smeltz recogió el rebote en un error defensivo de Fabio Cannavaro para batir al guardameta Federico Marchetti.

No obstante, los actuales monarcas del orbe no se amilanaron y en el 29 Vincenzo Iaquinta transformó magistralmente un penal, que había cometido Tommy Smith sobre Daniele De Rossi.

En el duelo, pitado por el colegiado guatemalteco Carlos Batres, fueron amonestados los neozelandeses Rory Fallon (´14), Tommy Smith (´28) y Ryan Nelsen (´86).

Los italianos enfrentarán en su próxima salida a Eslovaquia, el venidero jueves 24, en el Estadio Ellis Park, de Johannesburgo, al tiempo que los oceánicos chocarán el propio día ante Paraguay, en el Nelson Mandela Bay, de Puerto Elizabeth.

Posiciones del grupo: Paraguay (4), Italia (2), Nueva Zelanda (2) y Eslovaquia (1).

Anuncios

Iguala la campeona del mundo en su debut

Por Roddy Romo Seguí

La selección italiana igualó (1-1) ante Paraguay en su primera aparición de la XIX Copa Mundial de Fútbol Sudáfrica 2010, en duelo perteneciente al grupo eliminatorio F, disputado sobre la grama del Estadio Green Point, de Ciudad del Cabo.

Los guaraníes abrieron el marcador a los 39 minutos de la primera mitad, al cabecear Antolín Alcaraz en el punto penal un centro servido desde la izquierda por Aureliano Torres, para batir al guardameta Gianluigi Buffon.

No obstante, los discípulos de Marcello Lippi igualaron a los 62, en un cobro de esquina ejecutado por Simona Pepe, que remató Daniel De Rossi en el segundo palo, tras la salida en falso del portero Justo Villar.

En el encuentro, pitado por el árbitro Benito Armando Archundia, fueron amonestados el italiano Mauro Camoranesi (´70) y el paraguayo Víctor Cáceres (´61).

La próxima salida de los actuales monarcas será frente a Nueva Zelanda, el venidero domingo 20, en el estadio Mbombeia, de de Neisprult, mientras los sudamericanos enfrentarán ese mismo día a Eslovaquia, en el Free State, de Bloemfontein.

XIV Copa Mundial de Fútbol: Italia 1990

Por Roddy Romo Seguí

futbol-italia90La Copa del Mundo regresaría a Italia 56 años después de que Benito Mussolini utilizara en provecho propio el éxito del Mundial de 1934, disputado en tierras italianas. En esta ocasión, lo que más preocupaba a los organizadores era el comportamiento de los hooligans británicos, considerados como muy violentos por sus deplorables actuaciones en diferentes escenarios europeos. En general, el Mundial de Italia no dejó deportivamente demasiados recuerdos.

En la primera fase, Camerún destacó en el grupo B al vencer en la inauguración al campeón de cuatro años atrás, lo cual demostraría en el transcurso del torneo que no era obra de la casualidad. Argentina tuvo que acceder a los octavos de final entre los mejores terceros, por detrás de los africanos y rumanos.

Otra de las grandes sorpresas fue la Costa Rica de Bora Milutinovic. Los ticos avanzaron a la segunda vuelta en su debut mundialista gracias a triunfos sobre Suecia (2-1) y Escocia (1-0), sólo superados por un Brasil de Sebastiao Lazaroni, que intentó cambiar la historia del fútbol carioca al utilizar un sistema defensivo que no daría frutos.

Por el grupo A, los anfitriones consiguieron pasar sin apuros la primera ronda, al ganar en sus tres compromisos, mientras eran acompañados por el plantel de Checoslovaquia.

Otro de los que admiró con su fútbol de toque fue la Colombia de Francisco “Pacho” Maturana. Un gol de Freddy Rincón a pase de Carlos Valderrama, en el descuento, permitió la igualada (1-1) frente a la República Federal de Alemania y, a su vez, la clasificación de los cafeteros como terceros de un grupo donde avanzaron además teutones y yugoslavos.

España, Bélgica y Uruguay avanzaron por el E, mientras Inglaterra, Irlanda y Holanda lo hacían en la poule F, un grupo donde se registraron cinco empates en seis de los enfrentamientos.

En los octavos de final, Camerún siguió adelante al aprovechar Roger Milla un error garrafal del guardameta René Higuita, para despachar (2-1) en la prórroga a Colombia. Checoslovaquia goleó (4-1) a Costa Rica; mientras un pase de Maradona bien ejecutado por Claudio Caniggia le dio el triunfo a Argentina (1-0) sobre Brasil.

Por su parte, Alemania dejaba fuera a la Holanda de Van Basten, Koeman y Gullit, campeona de Europa, tras aventajarla (2-1); Irlanda superó a Rumania desde la pena máxima; Italia dejó fuera a Uruguay (2-0), Yugoslavia eliminó (2-1) a España, e Inglaterra, gracias a un gol de David Platt en el último minuto de la prórroga, se clasificó frente a Bélgica.

En cuartos, las atajadas del guardameta argentino Sergio Goycoechea dieron el pase a semifinales a la albiceleste sobre Yugoslavia, mientras los de casa, con gol de Schillaci, derrotaron (1-0) a Irlanda, y la República Federal de Alemania vencía (1-0) a Checoslovaquia.

Por último, los llamados “leones indomables” le hicieron pasar un gran susto a los inventores del más universal de los deportes. Dos goles de Lineker remontaron el marcador para el definitivo (3-2).

En las semifinales, ambos duelos serían entre campeones del Mundo, y los dos concluirían con empate a uno tras 120 minutos de juego. Goycoechea volvió a ser el héroe de los argentinos al detener los disparos de los italianos Donadoni y Serena; entre tanto, Ilgner daba el avance a la final a los alemanes, al parar el envío de Parche, para que posteriormente Waddle le pegara al balón fuera.

Era la primera ocasión en que se repetiría una final de Copa del Mundo. Cuatro años antes había ganado Argentina. A su vez, Alemania llegaba a la discusión del título por cuarta vez consecutiva.

El 8 de julio de 1990, el estadio Olímpico de Roma se vistió de gala para acoger la gran final. Un penalti dudoso del defensa Roberto Sensini sobre el delantero alemán Rudi Völler, pitado por el colegiado mexicano Edgardo Codesal, a falta de cinco minutos para el final, fue cobrado magistralmente por Andreas Brehme para la victoria (1-0) de los teutones. Alemania era campeona del mundo otra vez.

POSICIÓN DE LOS CUATRO FINALISTAS

R.F. Alemania (Campeón), Argentina (Segundo), Italia (Tercero), Inglaterra (Cuarto).

Líder goleador: Salvatore Schilaci (Italia, 6)

II Copa Mundial de Fútbol: Italia 1934

Por Roddy Romo Seguí

logo34Por primera vez la Copa del Mundo viajaría a Europa. Italia, quién había renunciado a la organización del primer torneo a cambio de tener prioridad en caso de optar al de 1934, acogería la segunda edición de los Campeonatos Mundiales.

El evento serviría en primera instancia a Benito Mussolini como pieza clave para mostrar al mundo la fastuosidad del régimen fascista que había creado en 1922; mientras, desde el inicio del mismo, todos los caminos apuntaban al triunfo de la “squadra azurra” dirigida por Vittorio Pozzo.

Uruguay, vigente campeona, renunció a participar en la gran cita mundialista, devolviendo la moneda a Italia por su ausencia en 1930, pese a los ruegos de la Federación Internacional.

La lid dio inicio el 27 de mayo, utilizando el sistema de eliminación directa, fecha en que se jugaron todos los partidos de la fase de octavos de final. Una fácil victoria frente a Estados Unidos dio el avance a la próxima fase a los azurri, quienes, contando con gran número de jugadores oriundos sudamericanos con nacionalidad italiana, tomaron su partido del debut como entrenamiento para posteriores citas.

Eliminado Brasil ante España, y Egipto por Hungría, los cuartos de final se dirimieron con un absoluto sabor europeo.  Alemania, Checoslovaquia y Austria dispusieron respectivamente de Suecia, Suiza y Hungría, mientras los italianos necesitaron jugar un segundo partido ante los españoles para poder pasar a las semifinales.

En la búsqueda del pasaporte a la final, Italia derrotó (1-0) Austria, equipo que se presumía como el peor escollo en su camino al título.  Guaita decidió la balanza a favor de los de Pozzo después de que Meazza cargara al portero Platzer, algo que el árbitro sueco Ecklind no se atrevió a señalar, como tampoco pitó un penalti claro de Monti sobre la estrella austriaca Matthias Sindelar.

Durante la otra semifinal, disputada en Roma, Checoslovaquia venció fácilmente a los alemanes y se convirtió en la otra finalista del torneo.

El 10 de junio de 1934 el estadio del Partido Nacional Fascista acogió cerca de 55 000 personas (la mayoría funcionarios y miembros del gobierno) en la disputa del cetro.  El checo Puc enmudeció las tribunas al adelantar a su equipo a falta de 20 minutos para la culminación del mismo, pero a los 80 Raimundo Orsi culminó una jugada iniciada por su compatriota Enrique Guaita para el empate a un gol.

En la prolongación los italianos fueron superiores pese a la lesión de Meazza. Un nuevo servicio de Guaita fue aprovechado por Schiavio para la victoria azurri de (2-1).  Italia había conquistado “su” Mundial.  La locura se apoderó de todo el estadio mientras el dictador parecía sentirse el hombre más feliz del planeta.

Por desgracia, como se esperaba, el torneo si bien aportó poco en el aspecto futbolístico, resultó muy rentable en el económico, en un triunfo capitalizado por el fascismo.

POSICIÓN DE LOS CUATRO FINALISTAS

Italia (Campeón), Checoslovaquia (Segundo), Alemania (Tercero), Austria (Cuarto).           

Líder goleador: Oldrich Nejedly (Checoslovaquia), Manfred Conen (Alemania), Angelo Schiavio (Italia), 4.